Amarte

 

Amarte.

Amarte a través de todos tus cristales, de todas tus formas, de todos tus episodios.

Amarte.

Amarte a través de tu locura, de mi locura y de mi cordura que va y viene.

Amarte.

Amarte más allá de mis ideas, de mis juicios, de mis concepciones y preceptos.

Amarte.

Amarte sin remedio, sin cura, sin solución, sin opción.

Amarte.

Amarte más allá de lo conocido, más allá de ese cuarto oscuro llamado miedo.

Amarte.

Amarte desde mi libertad y la tuya, desde lo infinito, desde lo eterno.

Amarte.

Amarte.

Sólo amarte.

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.”

 -Rayuela

Tercera Fase

 

Y te veo en sueños y de pronto el tiempo ya no existe como tampoco existe mi memoria o el pasado.

Por un instante, se vuelve presente eterno, sentirte como te recuerdo y que me mires y sonrías como antes.

Me conmueve profundamente y es curioso porque ya no te extraño, ya no siento amor. Quizá solo extrañaba lo que pensé que éramos y teníamos. Ahora que lo medito bien, siempre fuimos extraños y no nos dimos realmente el tiempo de construir algo verdadero.

Fuimos la tercera fase, esa que no sobrevive a la decepción. Esa que se quedó en el enamoramiento, en la decisión de estar. Fuimos lo común, lo predecible, lo estándar.

Sé que el tiempo seguirá dándonos las respuestas y seguirá sanando nuestras heridas. Te deseo felicidad, te deseo lo excepcional, lo verdadero, lo inmutable, lo genuino. Deseo que pueda seguirte viendo como en mis sueños: lleno de paz, de amor, sereno, libre; como una vez te conocí. Deseo que tengas todo lo que no fuimos.

Me quedo con esa versión de ti, aunque te esfuerces en que te vea distinto. Me quedo con esa mirada pura de mis sueños. Prefiero quedarme triste, prefiero que duela antes que odiar. Odiar tiñe de negro el alma y ninguna persona que odie puede amar. ¿Qué clase de vida sería esa?

Me quedo con la decisión de seguir adelante. Me quedo con la decisión de amar. Me quedo con el amor, siempre el amor…. aunque a veces duela.

I have decided to stick with love. Hate is too great a burden to bear.

-Martin Lurther King Jr.

Despierto

Hay momentos como este momento en los que te veo y te veo y te veo y me pierdo en el proceso de mirarte y solo puedo sentir amor, solo puedo olvidar por unos instantes todo lo malo, solo puedo sentir todo lo verdadero que me trajo hasta acá, que nos trajo hasta acá. Lo disfruto tanto, es tan placentero, tan liberador, tan finito.

Juego a que es más duradero que estos segundos, juego a que puedo quedarme a vivir en esta sensación, juego a que solo esto importa.

Y entonces… despierto.

No llegas

 

El día y la noche son iguales sin ti.

El tiempo se ha detenido, solo respiro, solo existo.

No hay emoción, no hay espera, no hay encuentro.

Tu ausencia es mayor, estás en todo y estás en nada. Estás en mi infinito.

Recuerdo tu olor, como el primer día. El brillo y picardía de tus ojos. El calor de tu piel. Desde ese día no amo otra cosa más que eso.

Pero no hay emoción, no hay espera, no hay encuentro, porque no llegas.

No llegas y solo respiro, solo existo.

 

Se oyen pasos,de alguien que no llega nunca…
Uno sigue esperando
sin responder a nadie
entre otras cosas porque
las sombras no preguntan
Uno estira el silencio
abandonado y torpe
con los ojos abiertos
y la esperanza inmóvil
El cielo está tan lejos
y la tierra tan cerca
que no vale la pena
soñar con el futuro
En secreto se aguardan
noticias del vacío
y sin embargo nadie
se asoma entre la niebla
“Esperas – Benedetti”

 

Libre

Deberíamos tener memoria selectiva y decidir que recordar y que olvidar.

Quisiera entender la manía de mi memoria de aparecer inesperadamente con los recuerdos que me esfuerzo a diario por borrar.

Me arrastran, recuerdos claustrofóbicos de mi dolor.

Quisiera pedirles su carta de renuncia a esta labor de entorpecer mi felicidad, ya que a este punto, no hacen más que estorbar, como estorba el ruido que hace la luna al besar el mar.

Impetuosa voluntad de mi mente, de devolver mi tristeza a ratos, a cuenta gota, como si se gozara de mi vulnerabilidad y de mi falta de poder.

Ojalá pudiese solo recordar lo que me hace sonreír sin saberlo, soñar despierta, volar sin alas.

Ojalá pudiese finalmente deslastrarme de ellos y caer libre. Libre

“… para tu libertad, faltan mis alas. “

Pablo Neruda

Vida vs Muerte

 

La muerte siempre me coloca en pausa.

Me obliga a recordar lo finita de la vida, lo eterno de los recuerdos, el impacto de los momentos que vivimos, el valor de las personas que nos rodean y lo que agregan a nuestros días.

Lo fascinante de la muerte es la vida misma.

Pensando en la muerte valoro más mi presente. Lo que río, lo que lloro, lo que veo, lo que me estremece, lo que tengo, más que lo que me falta.

La gran mayoría del tiempo creemos que necesitamos algo. Si. Nada es para siempre y todo tiene su momento. Pero que esa no sea una bandera para dejar de vivir por esperar sin accionar, aunque lo único que puedas accionar sea tu actitud.

Vive. Vive con conciencia, vive como si no hay mañana. No le debas a la vida. No te debas a ti mismo. Vive, sin olvidar en lo que crees, sin olvidar quien eres.

Vive, agradece y valora la naturaleza que respiras, la vida que ven tus ojos, el tiempo y los sentimientos que te otorgan.

Vive. Vive realmente. Vive como si no hubiese mañana a la cual despertar.

“Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua”.

Rayuela  – Julio Cortázar

Ven

 

Miradas que solo yo entiendo,

corazón incomprendido por el pasado,

sentimientos cansados,

mente que avanza para poder sobrevivir.

 

Inocente quien te ama,

pues entrega sin medida,

entrega tanto y no llega,

porque se ha cerrado para recibir,

mente que avanza para tener cordura.

 

Vulnerable pero valiente quien te ama,

firme como roble,

su premio es tu libertad,

su anhelo es tu plenitud.

 

Mi universo está lleno de estrellas

pero mis ojos se han quedado a vivir en ti,

así como mi existencia.

Ven. Ven.

 

“Si no tardas mucho, te espero toda una vida.” – Oscar Wilde